El colesterol de los huevos

El colesterol de los huevos En cuanto al cuento del colesterol, según un estudio publicado en “International Journal of Cardilogy” el consumo de un huevo diario en un adulto sano, no causa daño alguno en su riesgo cardiaco ni tampoco aumenta los niveles de colesterol.
Lo que causa el problema de colesterol de los huevos de gallina es cuando se fríen o se revuelven, ya que el colesterol de los huevos se oxida y es así como causa daños, si usted lo consume crudo o pasados por agua elimina este problema.

Así que aquellos médicos que aun asustan a sus pacientes para que compren una droga de por vida y le suspenden el consumo de huevos, sepan que le están haciendo un daño a los mismos, quizás deben documentarse mejor leyendo las publicaciones de sus colegas. Aunque toda esta información es del dominio público, (bueno quise decir el público en general, exceptuando los médicos drogueros que no quieren tener o no les conviene ni siquiera leer este informe.
Permítame señalar que las grasas de origen animal contienen colesterol, y esto no significa que sean dañinas para sus salud, por el contrario, su cuerpo necesita colesterol y de hacho lo produce, y si el nivel sanguíneo de colesterol esta elevado, la posibilidad es que sea debido a otra causa y no a su alimentación.

El colesterol ayuda a producir membranas celulares, hormonas, vitamina D y ácidos biliares que lo ayudan a digerir la grasa. El colesterol también ayuda en la formación de los tejidos del cerebro y es vital para su función de nuestro sistema nervioso. En otras palabras, el colesterol de los huevos orgánicos sin fármacos ni antibióticos es bueno para su salud.

Los huevos producidos con certificación orgánica contienen 1/3 menos de colesterol, que es su cantidad normal, además contiene ¼ menos de grasas saturadas, 2/3 más de vitamina A, dos veces más omega 3, tres veces más vitamina E, y siete veces más beta caroteno, con esta comparación queda expuesto que el huevo barato sale caro. La yema de los huevos orgánicos son más brillantes y de color naranja, mientras que los contaminados son pálidos y con menos brillo.
Sobre el colesterol: El colesterol es trasportado a la sangre a través de las lipoproteinas.

Estas son de dos tipos: de baja densidad y de alta densidad. Las de baja proteínas son responsables de la fijación del colesterol en las paredes de los vasos y la obstrucción de las arterias que provocan angina de pecho o infarto de miocardio.
El huevo no contiene hidratos de carbono, la energía que aporta proviene de los lípidos, principalmente ácidos grasos mono insaturados y poliinsaturados (lo que es beneficioso para la salud cardiovascular).

El huevo también contiene antioxidantes (Selenio, vitamina E, carotenoides) ácido fólico y colina, necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Sin duda este es el tema más polémico y el aspecto menos comprendido de este saludable producto.

Si bien es cierto que la yema de huevo tiene un alto contenido en colesterol, (aproximadamente 246 mg por unidad), esta no es nocivo siempre y cuando usted sea una persona sana (sin problemas de hipercolesterolemia, es decir, colesterol elevado) y siga una dieta balanceada.

Otro aspecto a destacar sobre el valor nutricional del huevo es su aporte de ácidos grasos Omega 6 que tienen la virtud de barrer el colesterol malo de nuestras arterias. Nos referimos a huevos provenientes de gallinas alimentadas con harina de pescado lo que naturalmente varía del lugar donde se adquiere el producto.