Las comidas del mar

Las comidas del marHay un gran número de personas  que opinan que su estilo de vida vegetariana sin peces ni mariscos es sana, (opinión que tengo mucho gusto en compartir), para la mayoría de los pacientes que me visitan y el público en general, tienen la tendencia a consumir comidas del mar, y para ellos, hemos preparado especialmente  los comentarios de hoy.

La comida de mar constituye uno de los más importantes alimentos para la salud. Pero no todas las comidas del mar son creadas iguales, me refiero a los peces y mariscos criados en estanques.

Estos peces criados en estanques son alimentados por comidas procesadas y el agua es tratada por diferentes químicos además de que usan fármacos como antibióticos entre otros. Los cuales tienen un destino final en las carnes del pescado que posteriormente usted se comerá,  en la falsa hipótesis que será beneficioso para su salud.

Adicionalmente a esto,  en los pescados de estanque (o de laguna) se han encontrado altos niveles de tóxicos que están en los alimentos en forma de trazas, es decir en cantidades del orden del nano gramo y del pico gramo por kilogramo en otras palabras en muy pequeñas cantidades,  los cuales son muy difíciles de detectar, pero cuando hay consumos constantes, las concentraciones van incrementándose y pueden sin lugar a dudas, causar problemas.

Entre los tóxicos encontrados se encuentran dioxinas, PCB’s y pesticidas

Las dioxinas se han hecho muy conocidas en los últimos años porque su presencia en el medio ambiente es preocupante, ya que se encuentran en muchos lugares, aunque en bajas concentraciones, y algunas de ellas son extremadamente tóxicas.

Las dioxinas son fundamentalmente subproductos de procesos industriales, pero también pueden producirse en procesos naturales como las erupciones volcánicas y los incendios forestales. Las dioxinas son subproductos no deseados de numerosos procesos de fabricación tales como la fundición, el blanqueo de la pasta de papel con cloro (altamente cancerígeno) o en la fabricación de algunos herbicidas y plaguicidas.

El biólogo Michael Skinner y otros miembros de su laboratorio, han concluido que la dioxina administrada a ratas embarazadas se ha traducido en una amplia variedad de problemas reproductivos y en enfermedades. La primera generación expuesta al tóxico presenta problemas en próstata, y ovarios.

Lo más sorprendente es que la tercera generación a partir de las ratas expuestas presentaba esos efectos todavía en mayor grado que las primeras. Por tanto, no son sólo los individuos expuestos directamente sino todos los hijos y nietos de generaciones sucesivas los que pueden padecer (y de hecho padecen) los efectos del tóxico.

En cuanto PCB (Bifenilos Policlorados) su fabricación fue vetada en Estados Unidos hace muchos  años pero su contaminación aún está en el ambiente. Este toxico puede causar problemas neurológicos, problemas respiratorios, cáncer, problemas en el sistema inmunológico y disrupción endocrina.

Estos tóxicos no son generalmente reconocidos por nuestro cuerpo como sustancias foráneas por tanto causa una disrupción en la comunicación entre glándulas y órganos y por lo tanto….. nos enfermamos.